Lecturas: Care Santos nos deja sin aliento con El aire que respiras.

Paz Ruiz Utrilla / @placeresymas

Acudo a la cita de blogeros con Care Santos tan sólo media hora después de haber terminado de paladear su última novela, El aire que respiras y con ganas de compartir el buen sabor de boca que me ha dejado la obra. Encuentro lo que busco, una escritora ilusionada con una historia en la que cree y en la que ha buceado lo indecible, cual ratón de biblioteca en busca de nuevas pistas que inspiren sus ficciones y una editora que muestra una admiración sincera por esta historia. Aunque tras el éxito de Habitaciones cerradas desde luego Care Santos es una apuesta segura.

La novela salió a la venta el martes y la autora lleva dos días de vorágine promocional. De Madrid saldrá para Barcelona, nuevamente escenario de su historia y hogar de sus personajes. Allí se presenta hoy la edición en catalán. “La novela es una historia de pasiones sinceras”, asegura la autora. Pasión por los libros, derivada de la admiración que siente la propia escritora por los textos antiguos, una pasión, dice, que “tiene algo de fetichismo”. De su periplo por librerías de antiguo, de su contacto con esa rara especie humana que son los libreros de viejo, de sus historias, de sus rarezas, de sus inquietudes bibliófilas nace la idea de esta novela aunque, tal y como confiesa la propia Care “mis novelas surgen por acumulación de muchas cosas y de la obsesión; cierta dosis de obsesión a las novelas les sienta bien”.

Placeresymas_CareSantos (4)
Care Santos durante el encuentro con blogeros que mantuvo ayer en la sede de Planeta en Madrid

Para ambientarla se decanta por un periodo histórico, el siglo XIX y un arranque, la invasión napoleónica, de la que se ha hablado mucho, pero en su relación con otras ciudades, principalmente Madrid. Sin embargo, poco se ha ahondado en las consecuencias que tuvo para Cataluña, que durante este período fue territorio francés. Por eso el libro refleja con profusión de detalles cómo se vivió esta época y los años que siguieron, hasta la mitad de siglo, deteniéndose especialmente en 1835, año de una Desamortización necesaria aunque mal ejecutada que provocó una gran pérdida en lo que se refiere a los bienes culturales que administraban las órdenes religiosas desaparecidas como consecuencia de la misma y muy especialmente de sus valiosos y delicados libros. A la vez, va haciendo un recorrido por la constitución cambiante de una ciudad en proceso de renovación urbanística que lucha contra los vestigios medievales, contra las murallas que impiden su expansión, pugnando por abrirse a la modernidad. De una Rambla que se ahoga en sus propios límites, que quiere refrescarse con efluvios marinos y que nada tiene que ver con su configuración actual.

Portada de El aire que respiras
Portada de El aire que respiras

Barcelona y sus gentes son los protagonistas de esta novela coral que nace gracias a un hilo conductor: el destino de una colección de 13 libros prohibidos  que irán cambiando de manos, apareciendo y desapareciendo a lo largo de la obra. Todos los personajes están relacionados de una manera o de otra con este hilo argumental y trazados con minuciosidad y cariño. Porque, para Care Santos, los personajes son la esencia de toda obra que pretenda llegar al público. Hace en esta ocasión suya esa reivindicación de los nuevos teóricos de la literatura contemporánea (Bobes Naves, Garrido Domínguez…) de que “los personajes son la cenicienta de la narratología” al afirmar que “el personaje se trata poquísimo cuando en realidad la historia se articula a través de ellos”. Para crearlos ha llevado a cabo una enorme labor de documentación histórica y rescatado del olvido a personajes del siglo XIX reales o inventados a partir de determinados sucesos que le dieron la pista para continuar su labor de engranaje.

Care Santos confiesa su obsesión por escribir.
Care Santos confiesa su obsesión por escribir.

“Creo en un tipo de literatura que cuente una historia, pero no cualquier historia, sino una historia que merezca ser contada”, asevera. Y en una historia de libros y sobre libros no podía faltar una referencia al mayor acontecimiento literario vivido en Europa en este medio siglo: el Romanticismo, si bien a España llegó tarde y pasó rápido. Las prácticas esotéricas, la pasión por los cementerios y por los fantasmas (el espíritu de Larra se hace presente, literalmente, en una de las sesiones), sirven de homenaje a este movimiento literario en el que rescata del olvido a la figura de “la única mujer que realmente se midió con los románticos”: Carolina Coronado de la que además reivindica su papel como periodista. De uno de sus versos ha tomado también el título de esta obra:

Tiemblo a tu voz y tiemblo si me miras
y quisiera exhalar mi último aliento
abrasada en el aire que respiras
 

Pero la novela (editada por Planeta) no se centra exclusivamente en el pasado, sino que parte del presente para reconstruir una historia que sucedió hace dos siglos: el punto de salida, la muerte de un librero y el hallazgo por parte de su hija (indigna heredera, a mi juicio, de tan noble negocio) de unos documentos en los que su progenitor había estado indagando sobre la búsqueda de unos libros en el siglo XIX. Documentos que decide encomendar a una amiga escritora (alter ego de la propia Care Santos, obsesionada como ella por escribir) que no duda en bucear en los papeles e investigar hasta la obsesión para reconstruir esta apasionante aventura. Así, la conexión entre pasado y presente da pleno sentido al libro, pues, recordemos, que la verdadera novela histórica es la que nos permite sacar una lección del pasado que nos sirva para aplicar al presente.

Care Santos posa junto a Paz Ruiz Utrilla.
Care Santos posa junto a Paz Ruiz Utrilla.

Dado que la escritora confiesa que acepta bien las críticas y que hasta desconfía de las excesivamente halagüeñas voy a hacer una puntualización crítica a la novela que deriva precisamente del buen hacer que también ha demostrado. Me refiero a que el excelente trabajo de documentación que realiza para trazar la historia y los personajes se sitúa a veces en el límite entre lo justo y lo excesivo. No puede olvidar la autora que escribe ficción y que, si bien ésta se basa en un proceso de minuciosa investigación, máxime en una novela histórica, ha de procurar que los lectores no vean esos ‘mimbres’ con los que se construye.

Confiesa Care Santos que comienza a pensar en una nueva historia 15 segundos después de haber terminado la anterior. Por eso trabaja ya en la búsqueda de nuevos personajes peculiares para ambientar una obra con la que piensa seguir retrocediendo en el tiempo, esta vez hasta el siglo XVIII, pero sin cambiar de escenario: de su amada Barcelona de la que, a este paso, compondrá todo un tratado de urbanismo y humanidad.

FICHA TÉCNICA

  • Fecha de publicación: 19/02/2013
  • 592 páginas
  • Idioma: Español
  • ISBN: 978-84-08-03553-4
  • Código: 10011130
  • Formato: 15 x 23 cm.
  • Presentación: Tapa dura con sobrecubierta
  • Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
Anuncios

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s