Lecturas: Muerte en primera clase, de J.M. Guelbenzu

Paz Ruiz Utrilla / @placeresymas

El género policiaco está en auge. Así lo pudimos ver en la concesión del Premio Planeta a Lorenzo Silva que desde hace más de una década triunfa con sus casos de Bevilacqua y Chamorro. En realidad el género en España goza de una excelente salud  desde que se consagrase en los años 70 con los casos de Pepe Carvalho, de la mano de Vázquez Montalbán  y de la publicación de La verdad sobre el caso Savolta,  de  Eduardo Mendoza. El ritmo, la intriga y la ágil lectura, han convertido a este género novelesco en un filón de lectores, para regocijo de las editoriales, y ha llevado a muchos autores a decantarse por este tipo de narración como una línea adicional de su producción literaria.

Es el caso de José María Guelbenzu, escritor y crítico literario que se dio a conocer en 1967 con El mercurio (premio Biblioteca Breve) y fue parte integrante de esa generación de nuevos escritores que protagonizó el tránsito de la dictadura a la transición y a la democracia. Junto a otro tipo de novelas que nada tienen que ver con las policiacas, y que le hicieron ganarse un merecido hueco en las letras españolas desde dichos años, Guelbenzu es también autor de la colección de intriga protagonizada por Mariana de Marcos(que inició su carrera como abogada para dar después el salto a la judicatura por cuestiones personales que cambiaron su vida radicalmente). Una saga que comenzó en 2001 con No acosen al asesino, y que, visto su éxito llegó en el mes de septiembre pasado a su sexta entrega con Muerte en primera clase, editada por Destino.

Pero durante la primera noche, y tras asistir a una fiesta en la que alguien propone un concurso de camisetas mojadas que se les ‘va de las manos’ y acaba en striptease, Carmen desaparece sin dejar rastro. Lo cual no deja de tener su misterio, sobre todo teniendo en cuenta que se encuentran en un barco y las posibilidades son limitadas. ¿Qué ha ocurrido?. ¿Ha decidido Carmen dejar todo atrás e iniciar una aventura por su cuenta?. ¿Cómo ha desaparecido?. ¿Alguien la ha hecho desaparecer?. Todas estas preguntas son las que se plantea Mariana, acostumbrada como está a instruir todo tipo de casos. Pero lógicamente, no cuenta ni con la potestad, ni con los medios de que dispone en su juzgado. Eso se une a que nadie se plantea la posibilidad de un asesinato. De este modo, tendrá que iniciar una investigación contra corriente y contra el tiempo para confirmar su tesis de que Carmen ha sido asesinada, aunque nadie en el barco se atreve a refrendarla.

La juez Mariana de Marco está convencida de que el Nilo esconde el secreto de la desapararición de Carmen Montesquinza. Foto: Paz Ruiz Utrilla

En mi opinión, en este caso Guelbenzu realiza un guiño y homenaje a las viejas novelas policiacas de antaño, como las de Ágatha Christie. De hecho, a mí la trama elegida no deja de recordarme obras como Muerte en el Nilo, de cuyo título parece un calco. Si bien el argumento de la escritora incluye desde el principio un asesinato reconocido y no, como en este caso, una desaparición sin caso aparente. Pero sin duda este homenaje viene más debido a la ambientación, pues en este caso Guelbenzu nos sitúa ante una juez de vacaciones, y no en el ejercicio de su profesión y hace que la resolución del caso, si es que lo hay, haya de hacerse a la ‘viaja usanza’, por los procedimientos hipotético-deductivos que utilizaban Poirot o Miss Marple, es decir, sin disponer de los medios tecnológicos con los que contamos en el siglo XXI. Mariana de Marco tendrá que echar mano en esta ocasión de su ingenio y su capacidad deductiva y de relación para desentrañar en este grupo cerrado, en el que no se dan a penas influencias del exterior, la existencia de un posible asesino. Las similitudes las encontramos también en la posición social de los personajes, todos pertenecientes a una élite social y/o financiera, al igual de la vieja sociedad burguesa que nos presentaba Chritie en sus numerosas novelas.

Guelbenzu nos lleva a recorrer, junto a Mariana de Marco, algunos de los principales monumentos arquitectónicos de la antigua civilización egipcia. Foto: Paz Ruiz Utrilla

El caso está intercalado con las reflexiones de la protagonista sobre su pasado y su futuro, al que una vez más debe enfrentarse. Para ello el autor recurre a un narrador omnisciente, lo que le permite meterse en las mentes de las dos protagonistas, Mariana y Julia, con una tendencia que en ocasiones puede ser de excesiva introspección, pero que también permite al lector jugar con la ventaja de conocer los pasos que dan para avanzar en la investigación. Para mí, lo mejor ha estado en la descripción del viaje, quizá porque me trae recuerdos de uno similar que realicé por estas tierras egipcias y que responde fielmente a los recorridos habituales que se suelen seguir. Lo que menos me ha gustado son las confidencias entre las protagonistas que pueden llegar a ser excesivamente reiterativas hasta correr el peligro de caer en la ñoñería y hacer perder al lector su interés por la historia.

FICHA TÉCNICA

  • Fecha de publicación: 04/09/2012
  • 336 páginas
  • Idioma: Español
  • ISBN: 978-84-233-2893-2
  • Código: 10009616
  • Formato: 13,3 x 23 cm.
  • Lomo 1238
  • Presentación: Rústica con solapas
  • Colección: Áncora & Delfin
Anuncios

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s