Así vive Almendralejo su fiesta del Romanticismo

Susana Sanz / @placeresymas

Por el placer de recordar parte de su historia. Por eso miles de almendralejenses se echaron a la calle el sábado para participar en las actividades del XII Encuentro sobre el Romanticismo. Miriñaques, sombrillas, levitas, sombreros de copa… lo mejor de la moda del siglo XIX estuvo presente. Y además la música, los sabores tradiciones, los poemas… todo para rememorar el tiempo en el que nacieron José de Espronceda y Carolina Coronado, sus vecinos más ilustres. ‘Placeres y Más’ participamos de la fiesta… para contártelo.

Convivir durante una fiesta te permite conocer mejor un pueblo. Por eso, visitar este fin de semana Almendralejo era la mejor opción de aprender algo más sobre su historia, su patrimonio, sus tradiciones, su gastronomía

La primera impresión fue fantástica. Decenas de almendralejenses -de la Asociación Cultural Ventana Literaria y Asociación Histórica de Almendralejo– nos esperaban -a nosotros y a otros muchos visitantes- vestidos siguiendo la moda del siglo XIX.

Vestidos pomposos, de tejidos sofisticados, con puntillas…; tocados, pamelas, sombrillas…; joyas, abanicos y todos los complementos precisos para una dama de aquel momento. Acompañados por ellos, comenzamos la jornada realizando visita guiada a los monumentos de la ciudad.

En primer lugar, la parroquia de Nuestra Señora de la Purificación, el lugar donde fueron bautizados José de Espronceda y Carolina Coronado. María Teresa, nuestra guía voluntaria, nos ofreció datos históricos del templo salpicados con anécdotas y curiosidades sobre las labores de reconstrucción y decoración de los frescos de las capillas y el techo.

Posteriormente, visita al Palacio de Monsalud -sede actual del Ayuntamiento- donde circunstancialmente nació José de Espronceda, príncipe del Romanticismo. Y finalmente recorrido por el interior del Teatro Carolina Coronado.

Junto al escenario, construido con auténtico sabor romántico, encontramos un grupo de niños haciéndose fotos.

Acompañados de magníficos cuentacuentos, también terminaban allí su taller “Un viaje con Carolina Coronado y José Espronceda”.

Durante más de dos horas había descubierto algunos de los rincones históricos de la ciudad, terminando haciendo teatro sobre las tablas de este lugar.

Mientras por las calles, un ciego -Manuel Álvarez Cortés- recitaba el romance de “La Niña perdida y la Virgen de la Esperanza”, una pieza elegida especialmente para esta ocasión porque fue impresa en Almendralejo a finales del siglo XIX.

Después de pedir una limosna, el ciego y su lazarillo calmaban el hambre con las rosquillas que la Asociación de Amas de casa de Almendralejo había preparado. Más de 2.000 rosquillas para compartir con los visitantes.

Y es que, si algo destaca de este Encuentro sobre el Romanticismo es la participación de asociaciones, hosteleros, comerciantes y otros colectivos de la ciudad.

Antes de participar en la ruta gastronómica, las actividades de la mañana terminaban con varias actuaciones en el parque José de Espronceda.

La Asociación Cultural y Folklórica ‘Tierra de Barros’ ponía el toque más tradicional, mientras ABASAL nos evocaba con sus bailes a las fiestas de hace dos siglos.

Debo reconocer que verlos bailar desde el balcón del Teatro Carolina Coronado, tras escuchar un recital de poemas en el Salón de los Espejos fue un auténtico placer.

A continuación te dejo algunas fotografías para que compruebes tú mismo la vistosidad de la fiesta.

Anuncios

2 comentarios sobre “Así vive Almendralejo su fiesta del Romanticismo

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s