Guadalajara recupera sus raíces a través de varios museos

Emma Jaraba / @placeresymas

El patrimonio arquitectónico, las fiestas y tradiciones, la gastronomía, la naturaleza y los recursos medioambientales de Guadalajara se complementan con la visita a museo de distinto tipo. Unos guardan patrimonio arqueológico, religioso o pictórico fundamentalmente, pero en la última década aparecieron en esta provincia museos que trataban de mostrar al público la cultura tradicional de las zonas rurales. Algunos ayuntamientos y asociaciones culturales han querido, con la implicación de vecinos y particulares, recuperar sus raíces a través de museos vinculados con el patrimonio cultural y etnográfico y también con el sentimental. En la mayoría de los casos no tienen un horario fijo sino que poniéndose en contacto con los ayuntamientos donde se ubican pueden tener la opción de conocerlo y tener un conocimiento más amplio de la ruta a recorrer.

En la Sierra Norte, dos museos muestran al viajero aspectos propios de la vida en esta zona: el Museo Museo Etnológico del Carnaval de Almiruete y el de Valverde de los Arroyos. El museo de Almiruete, hoy pedanía de Tamajón, tiene su sede en el espacio que antes ocupó la casa consistorial de este municipio serrano. A la entrada del museo queda claro su objetivo: “Esta exposición está dedicada a esta fiesta singular del pueblo de Almiruete y su gente”. De la gestión del museo y de mostrarlo al público, con entrada gratuita en horario de mañana, el tercer sábado de cada mes, se ocupa la Asociación Cultural de Botargas y Mascaritas de Almiruete. A través de fotografías, carteles, documentación bibliográfica e indumentaria se pueden conocer las peculiaridades de este carnaval. El blanco es el color que domina la indumentaria de ambos, de ellos y ellas, al igual que comparten la máscara que ellos mismos confeccionan de forma secreta. Otro municipio de esta sierra dominada por el blanco de las nieves del invierno y el negro de sus pizarras, Valverde de los Arroyos, dispone de un museo para dar a conocer su arquitectura, la actividad textil que se ha desarrollado tradicionalmente o la indumentaria que vestían sus vecinos en otras épocas. Todo ello se puede conocer mediante piezas recopiladas para ser expuestas en este espacio localizado en una casa de la calle Escuelas, que como el resto de las viviendas de la localidad, construidas en pizarra, se integran y se confunden con el  paisaje de esta sierra.

Almiruete cuenta con un museo para conocer su tradicional fiesta de las Botargas y Mascaritas.

En la Alcarria, la agenda de museos incluye cuatro visitas, la del Museo Etnológico de Tendilla, el del Museo de la Miel en Peñalver y el Museo Etnográfico de Horche y el Museo del Pastor de Masegoso de Tajuña. En la ruta de  los pantanos, Tendilla siempre ha sido un alto en el camino obligado y lo sigue siendo porque el visitante encuentra aquí una amplia variedad  de servicios, y desde febrero de 2003 un museo. En una vieja casona donde vivió la familia Díaz de Yela y donada posteriormente al Ayuntamiento, abre sus puertas este museo dedicado a la forma de vida tradicional del municipio y de su entorno, con la actividad agrícola como protagonista. En dos plantas, se pueden conocer como vivían otras generaciones de tendillanos gracias a la reconstrucción de una cocina, de habitaciones de una casa, de trajes y ropas antiguas, y la exposición de aperos de labranza que más tarde irían desapareciendo pero que algunos guardaron.

Masegoso recuerda su actividad ganadera con este Museo del Pastor.
El Museo del Pastor recuerda la actividad del pastoreo en la Alcarria.

Una seña de identidad de esta provincia como es su miel, tiene en Peñalver su propio museo el Museo de la Miel. Este espacio gestionado por el Ayuntamiento de esta localidad alcarreña abrió sus puertas a mediados de los años noventa, en 1994, con la finalidad de dar a conocer al público, con artículos cedidos o donados por particulares, la actividad apícola que ha caracterizado a esta localidad alcarreña y los pueblos de su entorno. El Museo de la Miel, cuya visita debe concertarse mediante el Ayuntamiento de Peñalver, reúne un centenar de artículos entre los que se encuentran distintos modelos de colmenas, ahumadores, panales, prensas, ollas, romanas o ropa de trabajo del apicultor. También aquí el premio ‘Su peso en miel’, tiene su espacio ya que el Ayuntamiento de esta localidad junto con otras entidades e instituciones o colectivos lo concede anualmente.

Otra actividad propia de tierras alcarreñas, el pastoreo también dispone de un museo en esta comarca, concretamente en Masegoso de Tajuña. La Asociación Cultural Amigos de Masegoso fue la promotora de esta iniciativa que trata de recuperar la relación de esta localidad alcarreña con el paso de merinas por la Cañada Real Soriano Oriental y la vida sobria y en soledad del pastor. Una parte de la vieja fragua del municipio se convirtió en 1996 en el Museo del Pastor. Este singular museo muestra la incidencia de la ganadería, concretamente de la trashumancia y del pastoreo con ganadería estante, en la forma de vida de otras generaciones. El visitante puede conocer detalles del pastoreo a través de distintos objetos entre los que destaca una colección de viejos cencerros o las ropas que vestían los pastores. Un espacio de este museo se dedica al aprovechamiento de la leche para consumo familiar o la elaboración de quesos, por lo que se han recuperado medidores, cantaras o cestillos de mimbre que servían de molde para hacer quesos. También se muestra el  aprovechamiento de la lana también para colchones o tejer prendas de abrigo.

La villa alcarreña de Horche se ha sumado también al circuito de museos de la cultura tradicional en Guadalajara. La Asociación cultural Juan Talamanco es la responsable y promotora de la apertura del Museo Etnográfico de Horche. El proyecto que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento, gracias a la adecuación del local y de la cesión del uso del edificio por dos años, en la calle San Isidro, permite conocer como era la vida de los horchanos cuando la agricultura y la ganadería eran sus medios de vida. Pero también enseña artículos de las casas, de sus dormitorios y cocinas, de las escuelas de niños y niñas.  Aunque no tiene un horario fijo de visita, todos los interesados en conocerlo pueden solicitarlo a través del Ayuntamiento o en la Oficina de Turismo de la Mancomunidad Villas Alcarreñas que tiene su sede en el antiguo silo horchano.

El Museo Etnográfico de Horche está en la calle San Isidro.
Articulos del hogar, aperos de labranza, objetos vinculados a las viejas escuelas se pueden encontrar en el museo horchano.
Anuncios

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s