De vacaciones y aprendiendo inglés por la verde Irlanda

Emma Jaraba@placeresymas

Aunque el español sea la lengua que 450 millones de hispanohablantes en los cinco continentes, el inglés sigue siendo el idioma universal de la aldea global en la que dicen que vivimos o sobrevivimos, según quieras verlo. Para unos, especialmente aquellas generaciones en las que en los colegios el francés era el idioma extranjero más habitual, aprender inglés es la asignatura que siempre aparece en la lista de asuntos pendientes. Otros, los más jóvenes, se manejan con la lengua de Shakespeare bastante bien, aunque es cierto que en los últimos años se ha machacado mucho con el inglés como materia obligada y herramienta de futuro en lo laboral, lo que ha llevado a la proliferación de academias, clases particulares con profesores nativos, campamentos de inmersión lingüística, agencias de contratación de viajes de estudio o las escuelas oficiales de idiomas e incluso escuelas municipales.

Música tradicional en un pub de la localidad irlandesa de Bray.

Para mí la aventura de aprender inglés me ha permitido relacionarme con gente de otras culturas, viajar, trabajar fuera de España, pero sobre todo conocer otros estilos de vida, otras ideas, otra forma de pensar, hacer amigos, todo un placer.

Aunque conocía Inglaterra y tierras escocesas, Irlanda era mi propia asignatura pendiente y opté por unir ocio y estudio, de modo que los dos últimos veranos he aprovechado mis vacaciones para hacer turismo por las verdes tierras irlandesas y practicar inglés tanto en clases programadas por una academia como visitando, en grupo o por mi cuenta, la capital irlandesa, Dublín, y algunos lugares de sus alrededores como Greystones, Howth, Malahide, Powerscourt o Glendalough.Me decanté por una academia en un pueblo cercano a la capital irlandesa, Bray, con el fin de evitar el ámbito urbano y acercarme más a la vida cotidiana de los irlandeses. Este municipio, muy cercano a Dublín, se localiza en el condado de Wicklow, conocido como ‘el jardín de Irlanda’, perfectamente conectado con la capital mediante autobuses y DART, un tren que circula por la costa de Dublín. El balance es bueno y me ha permitido estar en contacto con irlandeses de allí que incluso han venido a visitarme a Guadalajara y conocer un poquito las tierras alcarreñas. Si estás interesado en hacer un curso en cualquier momento del año o incluso ir de Au pair, te puedo contar cómo hacerlo.

Escuela ATC Language and Travel de Bray.

Algunos consejos que no debes olvidar si quieres verdaderamente mejorar tu inglés si te encuentras en un país de lengua inglesa te recomiendo que vaya solos, que te lleves tu diccionario, que busques alojamiento en una familia o en un clásico Bed & Breakfast, que no te cortes al hablar, aunque cometas errores y des alguna que otra patada a la gramática, que te relaciones con los nativos y sigas su ritmo de vida y que leas y escuches en inglés, que aunque no entiendas todo tengas una idea general. Si quieres entra en este enlace que recopila consejos para mejorar tu inglés, para que vayas poniéndote a prueba los tendrás que leer en la lengua de Shakespeare.

Una dublinesa vendiendo fresas gracias a un carrito de niño en una de las zonas comerciales de la capital irlandesa.

Al margen de las propias clases, también hay tiempo para disfrutar del país,  más aún si estas de vacaciones. Las propuestas pueden ser hacer senderismo, visitar museos, tomarse una pinta de pub en pub y disfrutar de la música tradicional irlandesa, ir de compras por las calles más comerciales como O’Conell Street, Grafton Sreet o en estupendos centros comerciales como Stephen Green Shopping Centre o Powerscourt Centre, hacer la ruta de Joyce o seguir la huellas de Oscar Wilde, conocer el lugar del que se sienten más orgullosos los irlandeses la Guinness Store House, que en los más alto dispone de un bar para degustar la cerveza negra más popular del mundo y contemplar la ciudad de Dublín desde uno de los puntos más altos, con una Guinness en la mano.  No te niego que la lluvia, es compañera indispensable del viaje a Irlanda, pero como les sucede a los irlandeses esta no puede ser la excusa para dejar de hacer planes, se trata de adaptarte a cada momento. No hagas pereza y piensa que en algún momento merece la penas perderse por aquel país en el los españoles somos bien recibidos.

Visitar la Guinness Store House de Dublín forma parte de las propuestas de cualquier guía de viajes.
Anuncios

4 comentarios sobre “De vacaciones y aprendiendo inglés por la verde Irlanda

  1. Anímate y luego nos lo cuentas. La lluvia es compañera de viaje en el momento más inesperado, pero eso no es motivo para dejar de ir en cualquier momento. Julio y agosto son buenos momentos para ir por allí.Esperamos que te guste.

  2. Yo también me quedo con Irlanda y con el caracter irlandés, pero es verdad la comida no es de lo mejorcito. En este punto la cocina española no tiene competencia.

  3. Pues a mí me va picando ya la curiosidad. Conozco Inglaterra, Escocia y Gales pero no he estado en Irlanda todavía. Toda una tentación a tenor de este artículo. Me lo pensaré para el próximo verano.

  4. Comparto tu amor por Irlanda. Yo también pasé un mes estudiando inglés en Dublin y fue una experiencia apasionante. Añadiría que Irlanda es un país más grato para aprender el idioma que el Reino Unido, donde también estuve estudiando, Mi percepción es que los irlandeses son más afables y dispuestos a conversar, con lo que es más fácil practicar. Y la comida… ¡ni punto de comparación!

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s