La Caballada de Atienza, una historia de Castilla

Emma Jaraba/@placeresymas

Siempre he pensado que una villa medieval con el encanto, la historia y el patrimonio de Atienza no está suficientemente conocida y promocionada, pero para muchos hablar de este villa serrana de la zona norte de Guadalajara es hablar de la Caballada de Atienza, Fiesta de Interés Turístico Nacional. Este año los atencinos celebrarán, el Domingo de Pentecostés, el 27 de mayo, el 850 aniversario de esta fiesta tradicional, una cifra que demuestra su trascendencia y su interés para la historia.

Tradicional subasta tras finalizar la misa.

El origen de la Caballada lo encontramos en el nombramiento del sucesor del rey Sancho III tras su muerte, en 1158.

Alfonso VIII, con cuatro años es nombrado rey, circunstancia que no agradaba a su tío el rey leonés Fernando II que intentará arrebatarle el trono de Castilla. “A ello se opone la noble familia de Lara, que con el rey niño, huye de Soria refugiándose en la fortificada villa de Atienza, que se ve cercada al negarse sus habitantes a entregarle el niño a su tío”, explica detenidamente el etnógrafo, investigador y autor del libro ‘Fiestas tradicionales de Guadalajara”, José Ramón López de los Mozos.

Un Domingo de Pentecostés de 1163, unos arrieros que partían en viaje de negocios se encuentran a las afueras de la villa, en torno a la ermita de la Virgen de la Estrella, tropas leonesas. Entonces, como relata López de los Mozos “los recueros de caballerías más resistentes camuflan entre sus mercadurías al rey y prosiguen camino, mientras el resto de los arrieros en la ermita bailando, como trampa para distraer al enemigo”. Unos días después, Alfonso VIII llegó a tierras segovianas.

La liberación del rey dio pie a la creación de la Cofradía de la Santísima Trinidad, conocida popularmente como “la Caballada”. Esta cofradía conmemora este hecho de nuestra historia con la celebración de la Caballada cada Domingo de Pentecostés.

Cofrades y visitantes se encaminan hacia la ermita de la Virgen de la Estrella. Paz Ruiz Utrilla

La fiesta comienza la víspera, denominada el Sábado de las Siete Tortillas, número que se refiere a los siete días que se prolongó la llegada de Alfonso VIII a Segovia, también esta jornada se procederá a plantar, en el ermita de la Estrella,  el ramo en el que el domingo se colgarán las roscas a subastar.

Ya el Domingo de Pentecostés la jornada empieza pronto para despertar a los cofrades y acudir a casa del prioste y después recoger al abad y después, montados a caballo recorrer las calles de esta histórica villa hasta llegar a la ermita donde se celebrará la misa y la subasta de los maneros. A la hora de comer, los visitantes disfrutarán de sus viandas en torno a la ermita y la fiesta continuará después con bailes, carrera de caballos y la limonada que ofrece el abad a los cofrades. El lunes, Día de la Cernina, será el momento de hacer cuentas y de celebrar la misa en recuerdo de los cofrades desaparecidos.

Historia, tradición, cultura, patrimonio, gastronomía  se dan cita en torno a la Caballada en un rincón de Castilla, en la Sierra Norte de Guadalajara. Hombres ilustres de estas tierras han formado parte de la historia de esta cofradía como el periodista y cronista parlamentaria Luis Carandell, que fue cofrade, o del fotógrafo segoviano afincado en Guadalajara, Santiago Bernal, que precisamente ha presentado el libro “La Caballada de Atienza”, editado con motivo del 850 aniversario de esta Fiesta de Interés Turístico Nacional. El aniversario de este año también ha supuesto la organización de otros actos a lo largo de todos estos meses como son la celebración de conferencias, exposiciones, la presentación del libro de fotografías de Santiago Bernal o la edición de un sello con motivo de la efeméride.

Al referirse a Atienza en su guía “365 lugares de España que no debes dejar de visitar”, el periodista de viajes Paco Nadal insiste en que “es un misterio cómo una villa hoy adormilada en las soledades castellanas, mantuvo abiertas en su época gloriosa (cuando Alfonso VIII le concedió un fuero especial y dominio sobre una amplia porción de territorio) una docena de iglesias, a cual más espléndida cargada de tesoros”.

Ademas del patrimonio religioso de Atienza, un paseo por la villa también debe incluir la visita a sus museos de San Gil y San Bartolomé y de la Caballada, que ha tenido en el párroco Agustín González su gran valedor; la plaza del Trigo, el arco de arrebatacapas, su señorial castillo roquero o la degustación de asados y los tradicionales embutidos de la fábrica que allí los produce y elabora, Embutidos Atienza, siendo el chorizo su producto mas popular.

Las carreras de caballos son ya por la tarde a las afueras de la villa medieval de Atienza. Foto: Paz Ruiz.

Atienza te sorprenderá y los colores y los sonidos de la Caballada, sobre todo la dulzaina, también, de modo que el Domingo de Pentecostés incluye en tu ruta de viaje un paseo por una villa medieval y un encuentro con la historia y la cultura castellana.

Anuncios

3 comentarios sobre “La Caballada de Atienza, una historia de Castilla

  1. Algún día la señora Ana Guarinos y el señor Jesús Parra tendrán que dar explicaciones del porqué la humillacion y sectorismo a la fque han sometido a La Caballada.

  2. La Caballada es la fiesta tradicional más antigua de lo que hoy es Castilla-La Mancha, Castilla. No obstante, las instituciones provinciales, regionales y locales dan de lado a esta celebración. La incluyen en guía, promociones turísticas y… Pero su colaboración es nula.

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s