El “Toledo” de Alfonso X El Sabio

Carmen Bachiller/ @placeresymas

 La serie televisiva “Toledo” – que se retira de la parrilla televisiva, según las últimas noticias- ha puesto de moda una época de la capital de Castilla-La Mancha, el siglo XIII, y ha servido para lanzar una ruta turística por la ciudad donde naciera Alfonso X El Sabio que comenzaba este fin de semana. Una ruta que os recomendamos tanto si vivís en Toledo como si viajáis desde otros lugares a conocer la ciudad porque desvela curiosidades históricas muy interesantes.

Este año se cumplen 25 años de la Declaración de Toledo como ciudad Patrimonio de la Humanidad. Una ciudad que atesora tanta historia como misterios y patrimonio por descubrir tras siglos y siglos de construcciones sobre las ruinas de civilizaciones desaparecidas.

Poco queda de la época de Alfonso X pero la ruta, de la que os damos algunas claves, nos ayudará a descubrirlo.

El rey “sabio” nació entre la zona donde hoy se ubica la “Casa del Mapa” de la ciudad -una oficina de información turística junto a la plaza de Zocodover- y el Museo de Santa Cruz. Forma parte de la zona palatina donde se situaban las casas del rey y de la reina a unos metros del Alcázar, destinado a los responsables militares de la época.

Desde Zocodover, si accedemos por el Arco de la Sangre a la plaza de la Concepción, veremos algunas construcciones que son lo más parecido a lo que encontraríamos en tiempos de Alfonso X, aunque tendríamos que multiplicarlo por diez, añadir estancias lujosísimas con un pabellón entero de cristal e imaginar cómo los reyes cristianos ocuparon los antiguos palacios árabes, tan espectaculares que  tendrían un aspecto similar a los de la actual Alhambra.

Nada queda de todo eso, insisto, pero hoy sabemos que Toledo se convirtió en centro del saber europeo. Una ciudad a la que viajaron los científicos y eruditos más prestigiosos de la época para tener acceso a los “saberes perdidos”, nos decía el guía. “Venían a aprender los demonios”, es decir, todo aquello fuera de la ortodoxia católica y que, en otras lenguas, era el compendio de todo el saber acumulado por la humanidad. Pero, ojo, nunca existió una Escuela de Traductores tal y como hoy la conocemos.

Nos contarán curiosidades como que el actual Meridiano que hoy se sitúa en Greenwich (Inglaterra) estaba ubicado en Toledo en aquella época.

La ruta nos llevará hasta el Alcázar toledano, donde las últimas reformas para convertirlo en Museo del Ejército de España dejaron al descubierto los muros del Alficén (el cinturón que cerraba la Alcazaba) allá por el siglo VIII. Podemos verlos en la entrada del actual museo.

Toledo mantiene su estructura desde el siglo XIII

Pasaremos por Zocodover, la plaza “multiusos” con el paso de los siglos que, sin embargo, se ha mantenido intacta, como el resto del casco histórico desde el siglo XIII.

Recorreremos los barrios comerciales de Toledo donde trabajaban marroquineros, lenceros, guarnicioneros, pescaderos, gorreros, carniceros… Muchos de ellos serían expulsados de sus negocios –tras un incendio “casual” en la zona- para poder levantar la actual catedral de Toledo sobre los restos de la gran mezquita dejada por los árabes.

Y en pleno centro comercial descubriremos una pequeña mezquita de barrio, la única que Alfonso X El Sabio, -menos tolerante de lo que muchos le atribuyen- dejó en pie para quienes profesaban la religión musulmana. Hoy es sede del Centro de Artesanía de Castilla-La Mancha y el acceso es gratuito.

Mezquita de Tornerías. Foto: Turismo de Castilla-La Mancha

Recorreremos la zona donde las órdenes militares  y religiosas instalaron sus sedes. Como el convento de San Clemente, el más rico de la ciudad gracias a Alfonso X en cuya actual portada se conserva el “autógrafo” escondido de un “gamberro” Gustavo Adolfo Bécquer de 21 años que dejó su impronta siglos después.

Entraremos en la Judería, una rica aljama de judíos cultos en el siglo XIII que tantos y tantos textos traducirían para un Alfonso X que no se esforzó en protegerlos y que permitió que circularan rumores sobre sus supuestas prácticas de sacrificios humanos. No obstante, les dejaría más espacio religioso que a los árabes con nueve sinagogas en la época, frente a una única mezquita.

La ruta termina en Santo Tomé, en la confluencia de los barrios cristianos, judío y árabe y seguro que no les defrauda.

 Una curiosidad, si alguna vez compran anguilas de mazapán, sepan que los confiteros de la época se encargaron de ‘dibujarles’ unas escamas que este pescado no tiene para que pudieran consumirlo judíos y musulmanes, respetando así sus respectivos cultos religiosos. Cosas de la historia.

Datos para los interesados en la Ruta

Las rutas -hasta el próximo 25 de mayo- tendrán lugar los sábados a las 19 horas a un precio de cinco euros. Partirán desde la plaza de Zocodover y la duración aproximada es de dos horas.

Las reservas se pueden hacer en el correo electrónico rutas-alficen@hotmail.com  o en el teléfono 657 85 13 13. La actividad está organizada por el Ayuntamiento con la colaboración de la Asociación “Alficén”, la Red de Juderías de España y la Junta de Comunidades.

Anuncios

3 comentarios sobre “El “Toledo” de Alfonso X El Sabio

  1. Desde aquí me gustaría recomendar estas visitas! Fui la semana pasada y nuestro guía fue un hombre apasionado de la historia que nos contagió automáticamente! Se explicó genial, las cosas que nos contó fueron de lo más interesante y de verdad que merece la pena, se te pasan las 2 horas como si fueran 10 minutos.
    Ahí queda eso 😛

  2. Hola Francisco J.

    Gracias por tu pregunta. Lo que se quiere decir con esa frase es exactamente eso: Nunca existió, como tal en la época de Alfonso X El Sabio, esa Escuela de Traductores que se le atribuye a Toledo tal y como nos confirman los historiadores.

    Permítenos que mantengamos un poco más tu ‘intriga’ porque en un nuevo post que publicaremos próximamente daremos algunos detalles más y explicaremos por qué se le ha atribuido a la ciudad esa Escuela de Traductores que tanto protagonismo tiene en la serie que actuamente podemos ver en televisión.

    Por cierto, la Escuela de Traductores, en cambio, sí que existe hoy en día en la ciudad y depende de la Universidad de Castilla-La Mancha: http://www.uclm.es/escueladetraductores/

  3. Hola,
    ¿Que quieres decir con la frase “nunca existió una Escuela de traductores …”?
    ¿Puedes explicarlo un poco?

    Gracias anticipadas ,

    Francisco J.

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s