Los Flacos Brothers, a escena en Toledo

Carmen Bachiller/ @placeresymas

Tres hombres de Toledo enfermos de Rockin’ Pneumonía y tres hombres de Talavera de la Reina enfermos de Boogie Boogie Flu” así son “Los Flacos Brothers“, joven, aunque experimentado grupo de músicos toledanos a los que tendremos ocasión de escuchar, en directo, este viernes 16 de marzo en la sala Mítico de Toledo (Polígono) con entrada libre a partir de las once de la noche después de pasar por Talavera de la Reina la semana pasada.

Hemos hablado con el bajista, Vicente Hernández, un buen amigo de este blog sobre Toledo, los músicos y, cómo no, la música para unos conciertos que os recomendamos.

Pregunta.- ¿Cómo surgieron y quiénes son ‘Los Flacos’?

Respuesta.- Los Flacos nacen en 2010, en una comida de cuatro amigos, en el postre, después del vino, con la intención de tocar versiones y pasarlo bien.

Al poco tiempo pasamos de cuarteto a sexteto. La formación actual es de dos baterías: Sépul y Coke Pérez Montes de los Ríos (y los Peces de Colores), algo que no es habitual y que una vez que se prueba engancha. Además, uno es diestro y otro zurdo por lo que la colocación de sus instrumentos en el escenario ¡es simétrica!, al principio les costó sincronizarse pero cada vez lo hacen mejor.

Del bajo me encargo yo, Vicente (elFlaco); a las guitarras están Budy y Toño (los Jalman Brothers) y a la voz el mejor cantante que podíamos tener: Chechu, alias J. J. Calve.

P.- Os habéis especializado en versiones y siempre actuáis en directo… ¿Hacéis un poco de todo o apostáis por algún estilo en concreto?

R.- Nuestra carta de menús es variada pero clásica. Se pueden degustar sabores de blues, soul, country, rock and roll, etc., al estilo de los años 70, que también es la década en la que nuestros padres decidieron invitarnos a este mundo y vinimos con una guitarra debajo del brazo…

P.- No sé si os habéis planteado la posibilidad de grabar una maqueta alguna vez con temas propios

R.- La idea de meternos en la cocina a elaborar platos originales siempre está ahí. Todos lo hemos hecho con otras bandas en otras épocas (La Niche, De Pinnic, Gomatres etc.).

Ahora no es el momento pero los seis somos chefs y lo natural es que acabemos elaborando nuestro propio menú. Eso sí, nada de nueva cocina, comida casera de la abuela, con más amor que ciencia.

P.- Tenéis dos conciertos, el primero en Talavera y el segundo en Toledo en los próximos días… ¿Cómo se os presenta este año?

R.- Sí, este mes ya vamos servidos. Hasta la fecha creo que hay un par de festivales y La Noche en Blanco en Toledo. No nos quejamos porque no es nuestro oficio y por eso tampoco dedicamos tiempo a buscar bolos.

Si tuviéramos que comer de ello probablemente intentaríamos estar tocando todos los fines de semana, con esta banda u otras de las que formamos parte.

P.- ¿Se nota también la crisis en el mundo de la música?

R.- Pues dependiendo del sector se habrá notado más o menos, el que antes viviera de vender discos está en crisis, el que componga música para videojuegos pues lo mismo no tanto.

En nuestro país sufrimos varias crisis a la vez (y no sólo en la música). De nuestra generación, sólo algunos de nosotros han recibido clases de música en el cole, de nuestros padres ya ni hablamos, mientras que en otros países la enseñanza de la música tiene la importancia que se merece.

Aquí el oficio de músico, si no está vinculado a los conservatorios de música clásica o a la docencia pues no está bien visto socialmente. Que prueben los adolescentes de quince o dieciséis años a decirles a sus padres que quieren dedicarse a tocar al guitarra, les dirán que primero estudien y luego ya veremos. Es difícil sentirse músico y hacer de ello tu oficio y si además pretendes vivir de la creación de tu propia música ya se convierte en una lotería.

Nosotros lo que queremos es ser como la banda municipal, pasar unas pruebas, que nos den un traje, un sueldo y tocar en las fiestas.

P.- ¿Qué pensáis acerca de plataformas como Spotify o las redes sociales para promocionar vuestro trabajo?

R.- Las redes sociales se han convertido en una herramienta imprescindible para cualquier músico. Quien se lo proponga puede conseguir cierta relevancia en la red sin necesidad de invertir dinero.

De los conciertos se entera mucha más gente; el público opina y te anima; esto, comparado con una pegada de carteles…

Lo que no nos gusta tanto es la forma de escuchar música, hablando de escucha activa, es decir, llegar a casa, elegir un álbum, poner un disco (mejor de vinilo) abrir la carpeta, leer las letras, mirar fotografías, saborear el diseño de la portada. Todo eso era posible gracias a una industria que hoy está cambiando.

De todos modos, las industrias en general no nos gustan, preferimos lo artesanal mezclado con el espíritu punk el “do it yourself” y eso hoy es más viable que nunca.

P.- Se ha generado mucha polémica por el cierre de Megaupload para combatir las descargas ilegales ¿Qué opináis de esta práctica?

R.- En general no somos muy de descargar de internet. No es ni por ética ni nada. Es sólo que somos algo fetichistas y nos gusta el objeto físico, como te describía antes.

Creemos que hoy día el reto de los músicos que quieran vivir de su música es hacerse con una base sólida de fans que les sostenga económicamente a la hora producir discos, como en el “crowfunding” y también compren entradas de los conciertos. Pero ese no es nuestro caso.

P.- Por cierto, ¿cómo veis el panorama creativo musical en Toledo y en Castilla-La Mancha?

R.- A Toledo quién lo ha visto y quién lo ve. Cuando empezábamos a principios de los noventa lo raro era que hubiera algún concierto el fin de semana. Hoy lo normal es que haya mínimo dos.

Toledo, ciudad y provincia, tiene una gran tradición histórica musical, tanto de grupos de “corte moderno” (como se decía en los sesenta) como de bandas municipales y músicos en general. ¡Ahora hay hasta locales de ensayo!

 En su día, algunos de nosotros fuimos los primeros en beneficiarnos de locales de ensayo subvencionados, incluso te diría que fuimos el detonante, o el detonador o la mecha o como lo quieras llamar.

Recuerdo una recepción de Bono (el de U2 no, el otro) en unos premios en la que , con el desparpajo que te da el vinito del piscolabis, le abordamos planteándole ese problema, el de los locales de ensayo.

Con su verborrea habitual…¡Mandó llamar a la directora general de Juventud allí mismo! Fue un cuadro, muy divertido. Pero el caso es que a partir de ahí comenzaron a subvencionarse.

En cuanto a la creatividad por aquí, a pesar de que hoy hay muchísimas bandas, pues cuesta ver propuestas originales, frescas, con amor, pero haberlas haylas.

Os sugerimos que no os perdáis el concierto pero antes os dejamos un aperitivo musical para ir abriendo boca.

 

Anuncios

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s