FIO, una cita imprescindible para los amantes del turismo de naturaleza

Susana Sanz / @placeresymas

Extremadura conserva una naturaleza casi salvaje. El mejor ejemplo es el Parque Nacional de Monfragüe, que este fin de semana ha recibido -en la localidad de Villarreal de San Carlos- a miles de visitantes debido a la séptima edición de FIO, la Feria Internacional de Ornitología. Una magnífica excusa para volver a este enclave único y aprovechar para contarlo en ‘Placeres y Más’.

El programa incluía muchos tipos de actividades: jornadas técnicas, encuentros científicos… Una visita por las carpas de expositores me ayudó a conocer mejor la importancia del avistamiento de pájaros como recurso turístico y, además, a darme cuenta de cómo fuera de Extremadura valoran la riqueza natural de nuestro territorio.

Pero cuando más disfruté, junto a mi familia, fue participando en las actividades que la Sociedad Española de Ornitología, SEO, había organizado. El ornitólogo José María Traverso nos regaló una auténtica lección de biología en el taller de anillamiento de aves. Con un tono didáctico y cercano nos explicó cómo las condiciones físicas de un pájaro nos desvelan si un ecosistema está sufriendo deterioro o no. El cuidado y delicadeza con que trataba al pequeño petirrojo que tenía en sus manos nos confirmaba el respeto por las aves con que -según nos explicaba- realiza su trabajo. Una labor que es fundamental para que los científicos puedan disponer de datos reales que les permita llegar a conclusiones, por ejemplo, sobre la evolución del calentamiento global y sus consecuencias en la naturaleza.

Casi al mismo tiempo, otro grupo de miembros de SEO continuaba su labor divulgativa en uno de los lugares emblemáticos para el avistamiento de pájaros: el Salto del Gitano. Te recomiendo que visites este lugar donde, a simple vista sin ni siquiera necesitar ayuda de prismáticos, puedes disfrutar de un auténtico espectáculo natural: ver sobrevolar sobre tu cabeza docenas de aves de especies protegidas.

 

En ese lugar, apostados junto a la carretera, habían situado sus telescopios apuntando a una de las paredes rocosas. El protagonista de aquel momento era un halcón peregrino reposando en un saliente. Poco más tarde entró en escena un alimoche, con quien el halcón decidió medir sus fuerzas para marcar su territorio. Después un buitre negro se unió a la bandada de buitres leonados que sobrevolaban nuestras cabezas. Y mientras, nosotros casi conteníamos la respiración, conscientes de ser testigos de un auténtico espectáculo natural.

 

Si aún no has visitado el Parque Nacional de Monfragüe, un lugar único por su fauna y por su flora, con 18.000 Ha. de bosque y matorral mediterráneo… te recomiendo que pongas fecha para conocerlo. La naturaleza en estado puro nunca defrauda.

Anuncios

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s