Las Cumbres, en la cima de la comida casera

Paz Ruiz Utrilla/  @Placeresymas

Estamos metidos de lleno en días de celebraciones y encuentros prenavideños. No hay grupo de amigos, peña, compañeros de trabajo, familiares, club deportivo… que no piense en estas fechas en quedar a comer, cenar o, simplemente, tomar unas cervezas y ‘picar’ algo o tomar unas tapas.

Sin ir más lejos, las cuatro fundadoras de este blog tuvimos hace unos días nuestro particular encuentro a caballo entre ‘comida de trabajo’ y reunión de amigas. Una excusa, en definitiva, para juntarnos en torno a un buen manjar y compartir sobremesa sin prisas.

Elegimos para ello El Mesón Las Cumbres y, como veréis a continuación, no nos equivocamos. Varios factores nos llevaron a esa elección: el primero, la proximidad con el Centro de Prensa, en el que habíamos estado previamente participando en un Curso organizado por la Asociación de la Prensa de Guadalajara  a la que todas pertenecemos. El segundo y más decisivo, la calidad de la comida que, nos constaba, tiene este establecimiento, su excelente relación calidad precio y la amabilidad de sus responsables.

Este negocio familiar comenzó su andadura hace 11 años en el número 20 de Layna Serrano. En él se nota a la legua el trabajo duro y constante, al frente del cual, como cabeza visible de cara al público, se encuentra Susana. Siempre con una sonrisa en los labios y una evidente vocación de servicio ofrece a su clientela, cada vez más fiel, una gran variedad de productos de factura casera. Y ahora, además, se ha convertido en su particular ‘community manager’ con activa presencia en la red social Facebook. A través de ella igual informa del plato destacado del día (con su correspondiente y apetitosa foto) que da fe (también vía imagen) de una comida de grupo en el establecimiento, en una clara disposición de ir con los tiempos y de abrirse a una clientela diversa.

Por cierto, y hablando de estos grupos, entre ellos no faltan fieles seguidores como la Peña El Caracol y muchos fans del Depor. Y es que en Mesón Las Cumbres son incondicionales del Deportivo Guadalajara. De hecho, en las pocas ocasiones en las que dejan a un lado sus quehaceres en el Mesón es para cobrarse un merecido descanso disfrutando o sufriendo con el juego de los morados allá donde vayan.

Con todo el empaque propio de un Mesón, y con una apariencia acogedora y envolvente, el pequeño comedor de este establecimiento (mejor elegir el interior, con capacidad para 45 comensales, aunque también se puede comer fuera, en la zona de barra, donde disponen de otras 30 plazas), se nutre de lunes a viernes de los menús del día. Lo pude comprobar también hace unas semanas cuando quedé a comer con otra buena amiga y mentora de profesión. Con ella compartí una íntima y entrañable charla en la que los platos y el ‘escenario’ acompañaron tan grata compañía.

Con un precio de nueve euros, se puede elegir entre cuatro primeros (cuchara, pasta, verdura o ensalada) y cuatro segundos (carne asada o en salsa; a la plancha, pescado fresco del día y huevos o tortillas variadas), además de postre (casero) y bebida. Me decidí por los espárragos blancos con lacón y queso de primero (los recomiendo encarecidamente) y una carne a la plancha de segundo. Con un montaje de platos atractivos que suele superar con creces la típica composición y calidad de los ‘platos del día’ al uso, la cocina de Susana es el prototipo de comida casera pero sin llegar a caer en los usos rutinarios de ésta.

Para los fines de semana, si se quiere huir de las típicas raciones o los platos combinados, que también los tiene, lo  mejor es decantarse por el menú especial. Aquí el precio se eleva hasta los 20 euros aunque, eso sí, da opción a una propuesta más ‘exclusiva’ y elaborada.  Por este menú nos decantamos las cuatro integrantes de este blog en nuestro último encuentro.

De entre las opiniones recogidas, cabe recomendar la milhoja con salsa de mariscos (que con todo el dolor de mi corazón no puede degustar por mi supuesta alergia a los crustáceos). La ensalada con queso estaba buena, aunque abusaba en exceso del vinagre. En los segundos hubo unanimidad: solomillo con salsa de setas, y no defraudó, ni en calidad ni en cantidad.

En los postres nos decantamos por la apetitosa costrada y tiramisú. Para asentar tan suculenta comida, una manzanillas y unos chupitos cortesía de la casa. Aunque el café, dice Carmen, es excelente (palabra de Bachiller).

En los menús para grupo el revuelto de morcilla, los champiñones rellenos y gratinados al horno, las setas empanadas, servidas con Salsa Ali-Oli o la ensalada de cogollos con pimientos y ventresca, son los que suelen gozar de más aceptación como entrantes a compartir. Para los segundos solomillo ibérico con salsa a su gusto; escalopines de ternera al roquefort; carrilladas ibéricas cocinadas con la esencia de la Alcarria; dorada asada al estilo Las Cumbres; bacalao con tomate o emperador a la plancha, entre otros. La Cumbres ofrece también delicatesen para celebraciones mucho más especiales.

Anuncios

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s